Síndrome de piernas inquietas: tratamiento natural

0

El síndrome de piernas inquietas es un trastorno neurológico que causa dolor, ardor, hormigueo y molestias en la pierna, especialmente durante la noche.

¿Cómo suprimirlo naturalmente?

1. Aumentar el consumo de hierro.

Muchos estudios muestran que un tercio de los pacientes pueden tratar con éxito la enfermedad al aumentar la ingesta de hierro. “Como los pacientes con enfermedades del corazón necesitan controlar sus niveles de colesterol, los pacientes con síndrome de piernas inquietas necesitan conocer sus niveles de ferritina”, dijo Cuellar. La mayoría de los minerales como el magnesio, el potasio, el hierro y el calcio ayudan a combatir los síntomas de la enfermedad.

2. Mover

El ejercicio libera endorfinas, estira los músculos y los tendones, relaja la mente y todo ayuda a combatir el síndrome. Un estudio mostró cómo el ejercicio regular puede tener un efecto positivo en los síntomas de esta enfermedad. Los participantes practicaron ejercicios aeróbicos y pesas tres veces por semana durante 12 semanas. Al finalizar, sus síntomas y estado general mejoraron significativamente.

3. Mira mientras duermes

Incluso la posición para dormir puede afectar la intensidad de los calambres y el dolor en las piernas. Un método efectivo es apoyar las extremidades inferiores con una almohada pequeña, que las colocará en una posición más alta que el torso y evitará calambres frecuentes.

4. Entrena tu cerebro

Existen varias técnicas psicológicas que ayudan a eliminar el estrés, lo que facilita que el paciente maneje los síntomas del síndrome. No hay ansiedad ni pánico, pero es más fácil acercarse a la enfermedad y con mayor perspicacia.

5. No te resistas al sexo

Un estudio de la revista US Sleep Medicine de 2011 mostró que la excitación sexual puede tener un efecto positivo en la condición de los pacientes con síndrome de piernas inquietas. Muchos pacientes han informado que el orgasmo les ha ayudado a superar la enfermedad. La explicación es que la excitación sexual promueve la liberación de dopamina y adrenalina.

6. Olvídate de los “incentivos de apoyo”

La cafeína, el alcohol y la nicotina pueden empeorar los síntomas del síndrome de piernas inquietas y causar aún más dolor. Se recomienda eliminar completamente la cafeína de la dieta y evitar el alcohol al menos 6 horas antes de dormir.

7. Incluso una pastilla de jabón puede ayudar

Se ha demostrado que una barra de jabón colocada en la cama (debajo del edredón, entre la madraza) cerca de los pies ayuda a reducir los calambres nocturnos en las extremidades inferiores. Un estudio de 2012 encontró que el jabón contiene aceites y compuestos químicos que de alguna manera ensanchan los vasos sanguíneos y por lo tanto alivian los síntomas del síndrome.

8. Prueba también el baño caliente

Es difícil encontrar un método que se adapte a cada paciente con la enfermedad. Algunos prefieren baños fríos con sal, otros prefieren compresas frías y calientes. En general, sin embargo, un baño caliente puede ayudar a la mayoría de las personas a relajar sus mentes y aliviar el dolor nocturno de sus piernas.