¿Qué es la prostatitis y cómo tratarla?

0

Tanto la prostatitis como las demás enfermedades exclusivas del género masculino, son muy vergonzosas para los hombres, pues en la mayoría de los casos no se atreven a hablar de ellas, y por esto, existe mucho desconocimiento sobre el tema. Por esta razón, en el siguiente artículo entenderás qué es, por qué se da y cómo tratarla. La prostatitis es una enfermedad muy común en hombres jóvenes y de mediana edad, aunque también se puede presentar en hombres mayores, en cuyo caso es más difícil tratarla. Genera un fuerte dolor y tiene varias causas, en su mayoría por infecciones bacterianas, sin embargo, existen varios tratamientos y suplementos que ayudan en el tratamiento de la misma.

¿Qué es la prostatitis y por qué se produce?

La prostatitis consiste en una pequeña o gran inflamación o hinchazón de la próstata. Esta glándula que se encuentra debajo de la vejiga de los hombres y tiene el tamaño de una nuez, está propensa a infecciones bacterianas si no se tiene el cuidado adecuado. Una de las principales funciones de la próstata es producir el semen que transporta a los espermatozoides; por esta razón, los hombres que tienen problemas con este órgano, suelen tener también problemas de fertilidad y de desempeño sexual. Siendo una preocupación aún más grande, pues las parejas suelen tener inconvenientes para concebir o permanecer juntas al no llevar una vida sexual sana.

Esta enfermedad puede a afectar a hombres jóvenes como mayores, sin embargo es más frecuente en hombres de 50 años o menos, y por eso suele pasar desapercibida. Existen varios tipos de prostatitis, los más comunes son: prostatitis aguda, y prostatitis crónica. Aunque algunas veces los hombres no saben cuál es la principal causa de dicha inflamación, se puede deber a: una infección bacteriana que puede llevar a una infección urinaria, debido a su cercanía con el órgano de la vejiga; una lesión que genera un traumatismo en esta zona; una infección bacteriana en la uretra, el canal por donde se da el proceso de micción; una sonda debido a alguna condición o enfermedad; enfermedades de transmisión sexual; una lesión en el perineo o la imposibilidad de retraer el prepucio. Cualquiera que sea la causa de inflamación de la próstata, es una condición que genera mucho dolor, entre otros síntomas muy molestos.

¿Cuáles son los síntomas de la prostatitis?

Los síntomas de la prostatitis varían dependiendo del tipo de prostatitis, existe la prostatitis aguda o prostatitis bacteriana aguda, prostatitis crónica, prostatitis bacteriana crónica y, una menos común, la prostatitis inflamatoria asintomática, muy compleja de detectar por no presentar señales en mucho tiempo. En cualquier tipo de prostatitis, la glándula prostática sufre de inflamación, dando un fuerte dolor al paciente que lo padece.

La prostatitis bacteriana aguda o prostatitis aguda, como su nombre lo dice, es causada por bacterias que entran en esta glándula prostática causando inflamación y dolor fuerte. La prostatitis aguda comienza repentinamente con síntomas muy severos, sobretodo en la vía urinaria, haciendo la micción dolorosa y casi imposible orinar, en algunos casos, orinar con sangre. Además del dolor en la zona prostática, estás bacterias causan: escalofríos, fiebre, dolor en la espalda, ardor y dolores en todo el cuerpo.

Después está la prostatitis bacteriana crónica, la cual es una de las más extrañas, pues tiene síntomas recurrentes en la glándula prostática, similares a la anterior, pero en la crónica puede durar un tiempo más prolongado con dolores que vienen y van, además no presenta fiebre y el dolor es menos intenso.

Por otro lado está la prostatitis crónica, esta es la forma más común de esta enfermedad, aunque la más confusa, pues sus causas no son claras y puede persistir por muchos años, además no suelen encontrarse bacterias relacionadas a esta prostatitis crónica, por lo cual tratarla es complicado.

Finalmente tenemos la prostatitis inflamatoria asintomática, la cual es difícil de diagnosticar, pues a diferencia de la prostatitis aguda no se presenta fiebre, dificultad para orinar, ni dolor severo; y en realidad, aunque hay una infección por bacterias, estas no muestran resultados en exámenes, a menos que se esté haciendo un examen para tratar la infertilidad o buscar un cáncer.

Sin importar el tipo de prostatitis que se padezca, tratar la enfermedad es muy importante, sobre todo porque se puede complicar y como vimos anteriormente, los síntomas y dolores pueden ser insoportables para el hombre. Además, no tratarla puede afectar también la fertilidad y potencia sexual, y esto afecta a familias o parejas que desean tener más hijos o tener una vida sexual activa.

¿Cómo se transmite la prostatitis?

La prostatitis no es contagiosa ni se transmite de persona a persona. Como vimos anteriormente, sí hay factores de riesgo que pueden hacer a ciertos hombres más propensos que otros. Lo mejor es prevenirla, sin embargo, si usted ya tiene algunos de los síntomas mencionados anteriormente, lo mejor es ir al médico, el cual le recetará, probablemente, anti inflamatorios y antibióticos para acabar con el cultivo de bacterias; aun así es recomendable tomar productos de apoyo para el tratamiento de próstata, ya que estos logran que los efectos positivos del tratamiento se potencialicen.

Un diagnóstico acertado es crucial para el tratamiento de esta enfermedad, y para esto existen varios métodos de diagnóstico que debe solicitar a su médico de cabecera, pues dependiendo del resultado y del tipo de prostatitis, será mucho más fácil tratar el malestar. Una vez solicite revisión, le pueden pedir una muestra de orina, o incluso tres muestras, y con estas se hará un cultivo para observar la cantidad de bacterias y glóbulos blancos de estas.

Otra opción para diagnosticar la prostatitis es hacer un examen rectal. En este procedimiento, el doctor introduce su dedo por el recto para sentir la glándula y así detectar señales de anomalías o incluso cáncer. Este procedimiento es el más temido por la mayoría de los hombres, pero si la enfermedad se deja avanzar, será necesario hacerlo. Dentro de este examen se puede hacer también un masaje prostático, es decir, el doctor masajeará la glándula prostática para recolectar líquido y analizarlo a profundidad.

Por último tenemos una cistoscopia, en este examen se toma un delgado y flexible tubo, el cual tiene una cámara en su extremo y se introduce por la uretra del pene. Este examen se hace sobre todo para detectar cálculos y molestias relacionadas al proceso miccional, sin embargo, dependiendo del diagnóstico, se puede considerar una inflamación de la próstata.

¿Cómo prevenir los problemas relacionados a la próstata?

Lo mejor para los malestares relacionados con la próstata es prevenir y cuidar de este órgano tan importante. Si ya tiene más de 45 años, es necesaria una revisión médica como mínimo cada año, de esta manera, si hay algún malestar leve, se puede detectar y tratar a tiempo. Algo tan sencillo como una buena higiene puede prevenir muchas enfermedades, lavarse las manos antes y después de entrar al baño, hará que una contaminación del miembro por bacterias sea menos probable.

Otra recomendación para evitar enfermedades de la próstata es el uso de preservativo al momento de tener relaciones sexuales. Finalmente tenemos los suplementos que luchan contra la próstata y sus afecciones, estos suelen tener ingredientes de origen natural, efectivos al momento de prevenir dolores y malestares en esta área. Así que si sientes un pequeño dolor o estás empezando a tener molestias a la hora de orinar, puedes comenzar a probar varios suplementos de próstata hasta encontrar el que mejor funcione para ti.